Promoción Cultural ESPM

La cultura, como constructo social, nos da luz en cuanto a los hábitos y conductas que se constituyen como pautas socialmente aceptadas. Sin embargo, la relación cultura-salud es compleja y constituye hoy en día un reto para la salud pública, pues a través de esta podemos entender la salud desde la diversidad.

Con el propósito de visualizar a través de distintas manifestaciones artístico-culturales cómo podemos desde la salud pública modificar conductas no saludables, promocionar aquellas que son saludables y propiciar procesos de cambio social convenientes para la salud de la población, se crea la Unidad de Promoción Cultural de la Escuela de Salud Pública de México. 

Nuestro objetivo es conformar un programa de eventos y actividades que permita apreciar e identificar en las manifestaciones artísticas, culturales y lúdicas posibles herramientas de utilidad para la salud pública, a través de las cuales transmitir de manera efectiva información  y conocimientos que resulten accesibles, provocadores y significativos para poblaciones y entornos multiculturales. 

Oferta Cultural ESPM 

Encuentro musical

En la vida nos encontraremos con diversas expresiones musicales que inspiran, motivan y proponen un particular estado mental y emocional para afrontar diversas situaciones. Por eso en este espacio integramos a la música como un elemento de importancia a favor de la salud y de la calidad de vida.

Foro de Cine y  Determinantes Sociales 

Aprovechamos el arte de contar historias para tocar las fibras más sensibles de las personas y analizar –mediante cine, charlas y debates– temas que exponen la importancia de los determinantes sociales en el desarrollo de la salud, en el ejercicio de los derechos humanos y en la procuración del bienestar del individuo y de la comunidad en su conjunto.

Visión creativa 

La producción artística en general cumple un sentido provocador que genera en la persona estados o sentimientos ante sí misma y ante su realidad contextual. Nuestra Visión Creativa en la ESPM fomenta la “emoción de la comprensión” –como habría dicho Bertolt Brecht– y el placer de experimentar diferentes maneras de modificar la realidad. Acerquémonos aquí a la expresión creadora a través del teatro, la pintura, la escultura o la danza.