InicioDocentesModelo pedagógico

El modelo pedagógico del INSP: marco de acción para las decisiones y actividades académicas.

El modelo pedagógico del INSP está comprometido con la calidad e innovación educativa a través de una oferta académica sólida, relevante y pertinente. A través de ella se busca que los profesionales se apropien significativamente de las demandas de su profesión: lenguajes, responsabilidades, funciones, métodos, posibilidades de acción, etcétera.

Se pretende tener un perfil del profesional de la salud, capaz de realizar una práctica competente a partir de la asimilación y aplicación de conocimientos, habilidades, actitudes y valores necesarios para el ejercicio cotidiano de su labor. Es por ello que el modelo pedagógico se ha articulado alrededor de tres principios básicos:

  • A. Una imagen más justa del sujeto que aprende: el papel activo del alumno y el docente como facilitador del aprendizaje.
  • B. Una educación basada en el desarrollo de competencias.
  • C. Una cultura organizacional articulada con las metas educativas.

Una educación basada en el desarrollo de competencias

"La escuela no es realmente extraña a las competencias. La escuela elemental, la formación profesional y algunas disciplinas desarrollan competencia [...] no es una invención del todo. Se trata de reforzar las competencias, en particular, en los campos donde los conocimientos disciplinarios se centraron en ellos mismos y dejaron muy poco en su aplicación. No es una ruptura, no es una revolución, es una evolución."

Phillipe Perrenound

El mundo actual, como ya vimos, plantea constantes cambios en materia científica, tecnológica y social, entre los cuales se cuentan: la globalización, el impacto de las nuevas tecnologías de la información, la generación de sociedades del conocimiento, entre otros. Estos inevitablemente obligan a la educación superior a replantear sus conceptos tradicionales sobre la enseñanza y el aprendizaje, para poder formar profesionales capaces de enfrentar los retos más apremiantes y desempeñarse con calidad en las diferentes áreas de la actividad humana.

La educación basada en competencias (EBC) es una tendencia cada vez más importante en el ámbito educativo a nivel mundial, como reacción a una educación tradicional, memorística y poco vinculada con el mundo laboral.

¿Cuáles son las ventajas de promover una educación basada en competencias?

Para el INSP

  • Ofrecer programas de formación de posgrado que promuevan el aprendizaje vitalicio.
  • Incorporar la calidad y pertinencia en los programas académicos, al hacer énfasis en la aplicación y utilidad del conocimiento, en contraste con la tendencia tradicional que centra el aprendizaje en la adquisición de información desvinculada de su aplicación en la realidad.

Para los profesores

  • Innovar la práctica pedagógica, proponiendo nuevas formas de relación con los alumnos y atendiendo a la diversidad con diferentes estrategias de trabajo en el aula.
  • Probar nuevos métodos de evaluación más complejos e integradores y dar un seguimiento más puntual a las necesidades de aprendizaje de los alumnos.

Para los alumnos

  • Acceder a un currículo pertinente, vinculado con las demandas del campo laboral y flexible para atender sus necesidades de formación.
  • Promover pensamiento autónomo, curioso, tolerante, abierto, innovador y reflexivo, alejado de un pensamiento lineal y mecánico.
  • Conocer y afrontar pertinentemente los desafíos de su profesión, en un mundo que continuamente se reconstruye.

Para mayor información consulta el ejemplar del Modelo Pedagógico del INSP de la colección de Cuadernos SAC

conacytasphcephianphitroped
Instituto Nacional de Salud Pública • Algunos Derechos Reservados © 2014 • Políticas de Privacidad
Comentarios sobre este Sitio de InternetComentarios sobre este Sitio de Internet | Subdirección de Sistemas de Información